ENRIQUE DUNAYEVICH

Historia Judía no tradicional

WOODY ALLEN, la Historia contada al revés

9. Woody AllenA propósito de la expresión atribuida a Woody Allen, “soy judío, pero puedo explicarlo”, empecé a cuestionarme sobre el cambio que implicó en mí el que no siendo particularmente un “militante” judío, mi formación de ingeniero, no podía ser ajena a la manera de dedicarme a la investigación histórica relativa a los judíos, en cuanto al rigor de mis deducciones, a la interpretación de los hechos, a la inalcanzable búsqueda de los orígenes, (el cero como punto de partida). Estaba en esas reflexiones cuando mi hija Florencia me preguntó:

-¿Por qué, Pa, los abuelos se fueron de Rusia?

– En realidad cuando los hermanos hablamos de los abuelos, nos referimos a nuestros abuelos y bisabuelos, es decir a tus bisabuelos y tatarabuelos. Bueno, se fueron de Rusia por las persecuciones y las matanzas (los pogroms). En 1894 sí, era de Rusia, que después fue Rumania, más precisamente Besarabia, que había pertenecido al Imperio Otomano; ahora sería Moldavia.

Probablemente un poco sorprendida por mis aclaraciones genealógicas y geopolíticas me repreguntó:

-¿Y por qué fueron a Rusia?

– Decir Rusia equivale a referirse a la “Zona de Residencia” del Imperio de los Zares, que limitaba el asentamiento de los judíos. Gran parte de esa región había pertenecido a la Comunidad de las Dos Naciones (Reino de Polonia-Gran Ducado de Lituania) desaparecida con las particiones de las últimas décadas del siglo XVIII. De ahí que en Argentina, a los judíos, despectivamente, nos llamen “rusos” (Rusia o PolonIa “segual”). Aunque, a decir verdad, la gran mayoría de los judíos de Europa Oriental, provenían del Sacro Imperio Romano Germánico, un conglomerado de países y ciudades germánicas.

-¿Y por qué se fueron de Alemania?

-Bueno algunos huyeron, otros se fueron, algunos se quedaron y muchos volvieron. De ahí que muchos judíos hablen el idisch (dialecto del viejo alemán) y que sus apellidos tengan raíces germánicas.

-¿Y por qué fueron a Alemania? (Continuó mi encuestadora a quien comenzaría a preocupar el porqué de tantas corridas y venidas).

Venían de Francia y de las Islas Británicas. La primera Mitad del II Milenio fue la época del desarrollo del Antisemitismo Cristiano por parte de la Iglesia, (“Judíos testigos y culpables de la muerte de Jesús), una actitud discriminatoria en conjunción con la expansión del comercio en las economías de producción de bienes para el intercambio

-¿La Época del Antisemitismo? (Repreguntó, habiendo retenido lo que pudo de mi larga explicación).

– Aclaremos algunas confusiones. El término “antisemitismo” acuñado por un periodista alemán Wilhelm Marr en 1879, se refería el odio específico a los judíos; en realidad está mal aplicado porque los árabes son también semitas de acuerdo al viejo concepto de razas, mientras el término se refiere solamente a los judíos.

-¿Entonces, Antijudaísmo?

-En realidad no, el término Antisemitismo referido específicamente a las actitudes discriminatorias contra los judíos, a las persecuciones y expulsiones de la primera mitad del II Milenio EC, es el que en definitiva se ha adoptado. En la primera mitad del I Milenio en cambio, la Iglesia no era particularmente discriminatoria, estaba centrada en su preocupación por afirmarse como religión. Por eso pretend que para ese primer período de la Era Común (o Era Cristiana) el término que corresponde es precisamente el de Antijudaísmo.

A partir de ahí mi relató incursionó por la mal llamada España de las “Tres Religiones”, la de los musulmanes (que los españoles llamaban “sarracenos), la de visigodos católicos, antes arrianos y romanos cristianos y también, casi paralelamente por la Península Itálica Imperial y pre-Imperial. En el ‘raconto’ los asentamientos en la costa mediterránea de África del Norte y en el Egipto del primer “pogrom”, no quedaron olvidados.

-¿No habíamos quedado en que los pogroms eran en Rusia? (Alcanzó a interrumpirme, entre dormida y despierta).

– No, los de Rusia no fueron los primeros; lo que pasó es que en Rusia, renacieron con dramática intensidad, promovidos por las autoridades zaristas.

-¿Y fue por eso que los judíos huyeron de Egipto?

– No, lo de la huida de Egipto fue muy anterior. En realidad, de acuerdo a lo que algunos historiadores sostienen (a los que adhiero) los judíos no estuvieron en Egipto. Los que estuvieron en Egipto, no eran en realidad todavía judíos, eran amorreos entre los cuales algunos que llamaríamos hebreos, otros eran cananeos, quizás algunos iksos. En un momento perseguidos decidieron huir hacia Canaán donde se asentaron y llegaron a constituir junto con otros grupos los núcleos formadores de la etnia judeo-israelita.

-¿Y después? (Alcanzó a balbucear entre dormida y soñando).

Después no, antes….

Estaba a punto de remontarme a la invención de la escritura, al fin de la Prehistoria, comienzo de la Historia o “más precisamente” al 3760 aEC (para los judíos creyentes el comienzo del mundo). Me di cuenta que Florencia me había llevado a los orígenes, al comienzo, al “cero” de la Historia; había contado la historia al revés. Era necesario darla vuelta. Así nació “En la Trama de los Imperios Antiguos y la ‘suite’ ”Del Antijudaísmo al Antisemitismo”.

Por momentos creí que la expresión de W. Allen (porqué era judío), había quedado sin respuesta. Per” no,. mis inquietudes y trabajos “judaicos”, complementados con mis preocupaciones relativas al mundo actual y el planteo de una posible salida, eran mi respuesta.

27 de Julio de 2015

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: